Un mes sin usar un cliente RSS

Ser un animal de costumbre, no terminar de habituarme a Feedly (que está muy bien), echar de menos Google Reader (sin querer usarlo para no enmonarme) y tener mucho trabajo ha hecho que me tire un mes sin usar el cliente RSS, sin mirar las actualizaciones de los sitios a los que estoy suscrito y que suponen mi fuente principal de información y actualización.

¿Cómo he llegado a esta situación? <- pregunta retórica en tono de lamento profundo

Al margen de lo anterior he hecho algunos descubrimientos interesantes:

  • No se ha producido un cataclismo. No, no ha pasado nada. De hecho he dejado de utilizar el cliente sin casi darme cuenta.
  • No me he desactualizado prácticamente en nada. O eso creo.
  • Me han llegado alguna que otra noticia a través de canales sociales.
  • He tenido más tiempo para emplear en otras tareas.
  • He dejado de tener esa extraña dependencia por estar a la última.
  • No he tenido fuente de noticias de las que hablar en este blog, algo que por otro lado ha acentuado los posts tipo batallita (como éste), algo que no tengo claro si es bueno o no, ustedes me dirán.
  • Al retomar la lectura de cosas pendientes he visto alguna que otra broma del april fools, algo que desconcierta bastante.

Ahora voy a dedicar un rato en mirar las noticias más relevantes que tengo pendiente de leer, aunque no tengo claro que vuelva a la rutina anterior de estar a la última.