Los buitres

Buitre Negro

Foto de European Raptors

El buitre negro, (aka Aegypius monachus), fue elegido, en el pasado año 2010, por SEO BirdLife como “Ave del año”. El buitre negro es la rapaz más grande de España. Existen otros tipos de buitres, los quebrantahuesos, buitres leonados y alimoches, que, contrariamente a lo que se cree, se encuentran fuera de peligro de extinción.

Pero hoy quiero hablar de mi experiencia personal con los buitres. En el día a día no les presto mucho atención, pero en verano uno tiene más tiempo y de repente se ve imbuido por el espíritu de “Félix Rodríguez de la Fuente”, imaginándome que relato los sigilosos movimientos de acercamiento de los buitres.

Hay muchas clases de buitres, los que ves venir desde lejos, fáciles de detectar. Luego están los buitres comunes, que son bastante numerosos y se mueven en plan zombie. Por último están los buitres camuflados de amigos, estos últimos son los peores.

Y lo son, porque cuesta mucho reconocerlos. Durante toda mi vida me he topado con todo tipo de buitres, como soy medio papafrita, en ocasiones he caído en sus trampas, acaban chorizeando mi trabajo, mis ideas, mis contactos, entrando a competir directamente conmigo e incluso poniéndome a caldo.

Esto último no es lo importante, lamentarse o ponerse de mala leche es tontería, la culpa de que un buitre se te acerque es de uno mismo, ellos no saben hacer otra cosa, está en su naturaleza y esto, de alguna manera, les disculpa. Así que intentaré a continuación poner un par de claves para identificar este tipo de buitre, al que llamaremos buitre colegacho.

  • Se acercan siempre utilizando la adulación, si eres propenso a regodearte en ella, deberás ser muy cuidadoso.
  • El pretexto habitual, después de la adulación, es la de pedir ayuda o consejo, sobre este proyecto o el otro. La combinación, como en el boxeo, es un uno-dos (adulación-petición de ayuda), que puede dejarte ko, sin que seas capaz de darte cuenta de lo que está pasando.
  • El siguiente movimiento es pedir información directa. ¿Este tema cómo lo haces tu?.
  • Luego llega el componente emocional, un trato muy amistoso, como si fueras su amigo. Nunca te llevará la contraria, como haría un verdadero amigo. Si caes en esto, sabrás detectarlo comparando lo que le has contado de tu vida personal, con lo que sabes de esta persona, si la diferencia es amplia preocúpate.
  • Otro indicador claro de que se trata de un buitre es que una vez que le haces el primer favor, sigue pidiéndote más favores, cada vez con más frecuencia, siempre con su correspondiente adulación previa.
  • Frases tipo: “A ver si nos vemos, que hace tiempo que no hablamos”, que luego se convierten en una reunión en la que solo hablas tu, también son una pista tirando a grande.
  • El buitre correría a ser de los primeros en dejar un comentario en esta entrada, congratulándose del sentido del mismo, pasando la mano y contando alguna anécdota que ilustrara la situación. Lo dejaría si no hubiera puesto este ítem, claro.

Espero que te sirvan estos indicadores para prevenir el ataque de cualquier tipo de buitre. Si puedes aportar más claves te lo agradeceré y ya de paso lo añado a la entrada.

Me gustaría dirigirme también a mis buitres preferidos, si por casualidad acaban leyendo esto: Intenta dejar de buitrear, se que está en tu ADN, pero si haces un pequeño esfuerzo y cambias de mentalidad, verás que puedes buscarte la vida por ti solo, sin necesidad de hacer lo que haces. Suerte.

Menos mal que los buitres son los menos y que por su propio comportamiento más algo de tiempo acaban siendo detectados. Menos mal que la mayoría de las veces uno con lo que se encuentra es con buenos compañeros, gente con la que poder intercambiar ideas, con la que poder colaborar y en definitiva crecer.